Recorriendo el Canal du Midi de pies a cabeza

Cruzar el Canal du Midi en barco es la promesa de una experiencia preciosa y llena de emociones. Un recorrido por el rico patrimonio histórico y natural del sur de Francia. Como un cuadro de acuarela o una postal de recuerdo ilustrando un sinfín de árboles coloridos. Disfruta de los grandes placeres gastronómicos, de los paseos respirando la brisa fluvial y de la posibilidad de pescar tranquilamente. Navega y experimenta el Canal du Midi, romántico y anticuado, en todo su esplendor.

Construido en 1966 con un fin puramente comercial, estos 241 kilómetros de canal se han convertido en una popular atracción turística. Y es que la gran historia e ingeniería del Canal du Midi no ha pasado por desapercibida. Del Atlántico hasta el Mediterráneo, uniendo las ciudades de Toulouse y Sète, es el canal navegable más antiguo del mundo. Declarado, también, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Barcos amarrados en Toulouse para empezar la ruta por el Canal du Midi

Recorrer el Canal du Midi (o Canal del Mediodía) a bordo de la embarcación más típica, una casa flotante de alquiler, es una de estas experiencias que recordarás para siempre. Uno de estos pequeños grandes placeres de la vida, de “la bonne vie.”

¡Veamos los sitios más emblemáticos navegando en el Canal du Midi!

Toulouse

Toulouse: el indiscutible punto de partida, fácil de acceder desde cualquier punto de Europa. La llamada “ciudad rosa,” por los ladrillos rosados que usan muchos de sus edificios, es una visita obligada antes de salir a navegar. Desde la Plaza del Capitolio hasta la Basílica de San Sernin o el Convento de los Jacobinos, la ciudad está repleta de joyas arquitectónicas. 

Castelnaudary

Seguimos hacia Castelnaudary donde reside el gran puerto del Canal du Midi. Atraviesa el Puente Nuevo hasta el Puente Viejo entre los majestuosos árboles y llega al estanque Le Grand Bassin. Si observas bien los muelles podrás ver los antiguos hangares donde se almacenaba el grano antes de cargarlo. Finalmente y, sobre todo, ¡prueba el famoso Cassoulet! No te puedes perder este plato típico de la región hecho de frijoles blancos y trozos de cerdo y pato. Además, algunos de los sitios más populares quedan bastante cerca del río: Maison du Cassoulet y Le Moulin Vert. 

Carcasona

Carcasona es una de las ciudades más visitadas de Francia, y con razón. Medieval y con una muralla insuperable, es de esos pueblos demasiado bonitos. Por eso, no puede faltar en tu ruta por el Canal du Midi. Baja del barco y recorre las enormes torres, murallas y puertas de la Ciudadela, la ciudad alta, que te harán sentir pequeño e indefenso. Sigue hasta la Basílica de Saint-Nazaire, la ciudad baja, y goza de la mezcla de estilos románticos y góticos con fantásticas vidrieras.

Vistas de la ciudadela de Carcasona desde el Canal du Midi

Le Somail

Entre viñedos y arboledas llegamos a la parada más deliciosa de la ruta por el Canal du Midi: el pequeño pueblo de Le Somail. Riquísimos restaurantes, estudios de artistas, sitios encantados y un entorno natural que te dejará con la boca abierta. Le Somail tiene una magia invisible que te atrapa en todos los sentidos. Disfruta de cada rincón y aprovecha para visitar la librería “Le Trouve Tout du Livre,” con más de 50.000 libros de todos tipos y colores. 

Béziers, Fonserannes

La ciudad de Béziers es conocida por las famosas Esclusas de Fonseranes, una de las obras más destacadas del Canal du Midi. Éstas son nueve esclusas y ocho estanques escalonados que salvan un desnivel de 21,5 metros en una distancia de tan solo 300 metros. Es un lugar majestuoso y diferente, además de técnicamente sorprendente, que atrapa a los visitantes y encanta a los más aventureros. Aun así, la misma ciudad de Béziers tiene mucho que ofrecer. Si tienes tiempo y quieres empaparte de más historia y medievalismo, explora las calles y acércate a la Catedral de St. Nazaire.

Vistas de la medieval ciudad de Béziers desde el río

Cap d’Agde

Finalmente llegamos al Cap d’Agde, un vasto patrimonio delimitado por tres aguas: el Mar Mediterráneo, el río Hérault y, por supuesto, el Canal du Midi. La ciudad de Agde, bella y monumental, queda un poco al norte y destaca en el canal por su esclusa redonda y única en todo el recorrido. 

Barco cruzando el Canal du Midi sota un puente

Obviamente, estos son solo algunos de los miles de sitios y parajes extraordinarios que abarca el Canal du Midi. Observa todos los rincones y déjate llevar por los entornos. Así, seguro que encuentras sitios mágicos y secretos donde menos te lo esperas. De hecho, ¿por qué esperar? Reservar un barco con antelación y poder escoger el que más te guste es una gran ventaja. ¡Ya nos lo contarás!

Lo que tienes que saber sobre el Canal du Midi

Como hemos ido mencionando, el Canal du Midi está lleno de esclusas, con un total de 64. Éstas son imprescindibles para la navegación ya que permiten adaptarte a los diferentes desniveles que atraviesa el canal. Así, tienes que seguir su ritmo y respetar algunas normas cuando estés a bordo de un barco de alquiler

  • Acércate despacio y con precaución.
  • Ten paciencia si hay varios barcos esperando el bloqueo.
  • ¡Y… hurra! ¡Has pasado con éxito tu primer bloqueo!

Horas de cerraduras:

  • Noviembre – marzo:  8:00 a.m. / 5:30 p.m.
  • Abril:  8h00 / 18h30
  • Mayo:  8h00 / 19h00
  • Junio ​​- Septiembre: 8h00 / 19h30
  • Octubre: 8h00 / 18h00.
  • Deténgase de 12h30 a 13h00 todos los días.

Para acabar, desde principios de noviembre hasta mediados de diciembre el canal está cerrado durante 6 semanas por mantenimiento.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *