Los nudos marineros más fáciles, ¡paso a paso!

Si eres un apasionado de la navegación desde hace tiempo o justo acabas de empezar tu aventura náutica en un barco de alquiler, sabes que los nudos marineros son un imprescindible. Una habilidad fundamental que se convierte en una frustración para muchos y muchas, especialmente si eres un principiante en el tema. 

Existen casi tantos tipos de nudos marineros como peces en el mar, cada cuál más complejo que el anterior. ¿Has escuchado nunca hablar del nudo horcas-de-perro? ¿Y del margarita? La lista es infinita, pero no nos podemos alarmar. En tu aprendizaje de nudos marineros es importante ir poco a poco, empezando por los más fáciles. Y es que estos también son necesarios y pueden sacarte de muchos apuros, tanto en la navegación como en tu vida diaria. Así que, como dicen, “es mejor conocer un nudo y no necesitarlo, que necesitar un nudo y no conocerlo.”

Antes de empezar, por eso, tenemos que entender bien las tres partes del cabo:

  • Chicote: extremo libre de un cabo, que se utiliza para dar vueltas y hacer firme un nudo marinero.
  • Firme: parte del cabo sobre la que trabaja el chicote, siendo el trozo firme y tensionado.
  • Seno: parte situada entre los dos extremos anteriores, que no tiene tensión ni trabaja.

Aprende más sobre la terminologia náutica en este vídeo.


Paso a paso, los cuatro nudos marineros más fáciles:

As de guía

Empezamos con el nudo marinero más conocido y utilizado a bordo.  El As de guía es un nudo básico pero que tiene múltiples usos y ventajas. Por ejemplo, entre otras cosas, se usa para amarrar a un noray o para enganchar la vela a los cabos que nos permiten manejarla durante la navegación. Utilizaremos este tipo de nudo marinero cuando necesitemos un nudo seguro y fuerte, que aguante la tensión sin soltarse ni escurrirse. 

  1. Hacemos una gaza.
  2. Introducimos el chicote dentro de la gaza por la parte del cabo que queda abajo.
  3. Damos la vuelta al firme.
  4. Lo volvemos a entrar al interior de la gaza.
  5. Atamos fuerte.

Así, el chicote nos queda por la parte interior de la gaza, pero también podemos hacerlo para que nos quede por la parte externa. Eso dependerá de si damos la vuelta al firme por un lado o por el otro.


Llano

Este segundo nudo marinero es de los más prácticos y cómodos, ya que también nos puede servir en nuestro día a día. De hecho, se utiliza para atar dos cabos del mismo tipo y grosor, como pueden ser cordones de zapatos o cintas de regalo. Aunque no es de los lazos más fuertes, sí que tiene buen agarre. Pero, sobre todo, no lo usaremos si queremos unir cabos de secciones muy diferentes.

  1. Cogemos los dos chicotes de un cabo y hacemos un medio nudo.
  2. Tiramos un poco y hacemos un segundo medio nudo en dirección opuesta.
  3. ¡Tiramos más fuerte y ya lo tenemos!

Es importante asegurarnos que cada chicote sale paralelo y simétrico a su firme. ¿Has visto qué fácil?


Ballestrinque

Entre los nudos marineros fáciles, el Ballestrinque es el más usado para sujetar cabos a postes o mástiles, normalmente redondeados. Este lazo es bastante común gracias a su amarre rápido y su facilidad de ajuste. Por ejemplo, se utiliza para reforzar las defensas al pasamanos del barco o para amarrar el timón en la vía. 

  1. Damos media vuelta a la barra, poste o mástil.
  2. Tiramos el cabo para tener suficiente longitud.
  3. Cruzamos por encima del firme.
  4. Damos otra media vuelta, al lado, en la misma dirección, dejando el chicote por debajo del firme de esta última vuelta.
  5. Tiramos y, ¡voilá!

Lo más importante es que el nudo tenga una tensión continua y no de diferentes ángulos, ya que sinó podría soltarse. El truco para asegurarlo es haciendo un par de cotes.


Ocho

Este nudo marinero es de los más importantes y empleados para evitar que la punta de un cabo se deshaga al llegar al extremo. Es decir, que haga de tope o no se salga de sus enganches, poleas o guías, entre otros. Ten en cuenta que el nudo en ocho es bastante fácil de deshacer, por lo que se tiene que apretar y tensionar con fuerza, dejando un trozo de cabo sobresaliendo al final. 

  1. Hacemos una gaza.
  2. Montamos el chicote por encima del firme.
  3. Introducimos el chicote dentro de la gaza por la parte de abajo.
  4. ¡Y tiramos lo más fuerte que podemos!

Paso a paso y con paciencia llegarás a dominar estos nudos marineros y muchos más. No te desesperes, todo es cuestión de práctica. ¡Confía en ti, que nosotros ya lo hacemos! Ahora solo necesitas subirte a un barco y enseñar todo lo que has aprendido. ¿Has pensado en conseguir una licencia de navegación en Espanya?

Muchas gracias a SailandTrip por estos vídeos tutoriales tan claros, concisos y visuales. ¡Así sí que es fácil aprender!

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *