Alquiler de veleros

1-20 de 10080

Uno de los momentos más mágicos alquilando un velero es cuando, tras izar las velas apagas el motor. Sentir sólo el ruido del viento y del mar, notar el balanceo que producen las olas y desplazarte sin contaminar es una experiencia que engancha.
 
Cuanto más navegas en un velero más engancha y cada vez alquilas barcos en diferentes destinos. Saber mover el velero en la dirección que quieres por la fuerza del viento es fácil, pero optimizar la posición de las velas para sacarle el máximo partido puede llevar años de aprendizaje.
 
Alquilar un velero es difrutar del mar, el sol y el viento, de los momentos pasados juntos en familia o con los amigos, de las comidas, los chapuzones, el relax y la aventura.

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido según tus preferencias.
Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.